Aeropuerto Internacional Olaya Herrera de Medellín

AEROPUERTO OLAYA HERRERA DE MEDELLÍN

Aeropuerto Internacional Olaya Herrera de Medellín

Diseño y Arquitectura  Aeropuerto Internacional

El Aeropuerto Olaya Herrera de Medellín ocupa el tercer lugar de Colombia en volumen de operaciones, y el segundo en el Departamento de Antioquía. El Aeropuerto Internacional Olaya Herrera, también llamado: Aeropuerto de las Playas, se inaugura en 1957, y el proyecto corre a cargo del artista de vanguardia y arquitecto Elías Zapata Sierra (1927-1972).

Por su relevancia arquitectónica, utilidad y relevancia social, el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín obtiene los reconocimientos de Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural (en 1995), y Bien de Interés Cultural de la Nación (en 2008).

  • Dirección: Carrera 65. Valle de Aburrá, Comuna 15 Guayabal. Medellín.
  • Superficie de la terminal: 16.500 m².
  • Dimensiones de la pista: 2.508 metros de largo y 45 metros de ancho.
  • Proyecto y construcción. Elías Zapata lidera un equipo compuesto por Jaime Zapata, Alfonso Vieira y Apolinar Restrepo.

Estilo arquitectónico de Elías Zapata

Cuando recibe el encargo del aeropuerto, Elías Zapata era un joven paisa, egresado de Universidad Pontificia Bolivariana. Zapata desarrolla un estilo personal a partir de los conceptos de los maestros de la segunda mitad del siglo XX Oscar Niemeyer, Lucio Costa y Le Corbusier.

En la terminal del aeropuerto, Zapata logra una impresión de ligereza con las ondulaciones de la cubierta de hormigón. Si el aspecto aerodinámico de la cubierta alude al cielo y la aviación, la distribución de las instalaciones resume lo que el arquitecto considera la experiencia de viajar, dividida en tres pasos: llegada al aeropuerto, espera del vuelo y partida. A cada secuencia del viaje, le corresponde su propio espacio: una zona para el chequeo del pasajero, la sala de espera y la zona de terrazas que ofrecen en una vista de las pistas donde despedirse del viajero.

Análisis del Aeropuerto Olaya Herrera

El aeropuerto Olaya Herrera de Medellín se caracteriza, como el resto de arquitectura colombiana, por su adaptación a las condiciones geográficas. Para adecuar los edificios al clima tropical de Medellín, resulta necesario analizar la incidencia del sol sobre las caras este y oeste de la envolvente, garantizar una ventilación adecuada y aportar elementos de protección solar, como carpinterías fijas, voladizos, parasoles o retranqueos.

Por añadidura, la ubicación de Colombia en una de las zonas de terremotos más activas del planeta, exige edificaciones de obra pública y residencial con cualidades antisísmicas.

Terminal principal del aeropuerto

La terminal principal consta de un gran vestíbulo interior con los mostradores de las compañías aéreas. Destaca por su cubierta de superficies alabeadas, dividida en dos niveles, cada uno formado por 4 pares de casetones de concreto. Las cubiertas reposan sobre vigas transversales con doble ondulación que funcionan como las nervaduras.

El traslape entre las dos secciones alberga una ranura longitudinal que permite ingresar en el hall luz natural (la fachada principal se orienta hacia el este) y facilita la ventilación natural. La climatización natural, propia de los estándares actuales, se genera por el uso de los vanos y la inserción de patios interiores en el cuerpo del edificio.

Los bordes inferiores de los casetones descansan sobre tímpanos vidriados que filtran la luz, como celosías. Cada vitral ofrece diferentes composiciones cromáticas que dispersan la luz por el interior del hall.

Zona de salas de espera y terrazas exteriores

Las salas de espera, el área de servicios y las tiendas se alternan en una sucesión de volúmenes de doble y triple altura. El conjunto destaca por su geometría rectilínea con vacíos interiores y por el ingreso de luz natural a través de claraboyas en la cubierta.

Las terrazas y jardines exteriores se trazan con una trama ortogonal orientada a la pista del aeropuerto y conectada con él mediante un corredor. El conjunto se adapta a la forma curva de la carretera para facilitar el acceso de los vehículos a la infraestructura. Adosadas al cuerpo principal del edificio, en la curva de acceso, Zapata dispone una serie de marquesinas que protegen del clima a los visitantes y automóviles.

Conclusión

Elías Zapata concibe la arquitectura desde un enfoque integral y aborda sus proyectos desde múltiples aspectos, como la función del edificio, la habitabilidad o un concepto que busca transmitir. Para lograr sus objetivos plásticos y funcionales, Zapata innova en uso del hormigón, el tratamiento del ingreso de la luz en el edificio y en el uso materiales constructivos poco convencionales.