Edificio Eureka del Colegio Anglo Colombiano

Edificio Eureka del Colegio Anglo Colombiano

Edificio Eureka del Colegio Anglo Colombiano

Diseño arquitectónico al servicio de la educación – Edificio Eureka de Colombia

El Edificio Eureka del Colegio Anglo Colombiano, diseñado por el Taller de Arquitectura de Bogotá, es un aulario inteligente para que alumnos bachilleres reciban clases de matemáticas, diseño y tecnología. El Edificio Eureka forma parte del campus del Colegio Anglo Colombiano: un centro de enseñanza privado, bilingüe y basado en el sistema educativo británico.

El Edificio Eureka del Colegio Anglo Colombiano rompe los esquemas arquitectónicos de edificación de colegios, normalmente bloques en forma de paralelepípedo. El Taller de Arquitectura de Bogotá forma parte del equipo multidisciplinar que consigue, con el presupuesto ajustado, levantar un edificio amigable con las personas, con instalaciones modernas y bajo consumo energético.

  • Arquitectos: Daniel Bonilla y Marcela Albornoz (Taller de Arquitectura de Bogotá).
  • Área: 4967 m².
  • Año de finalización: 2017
  • Dirección: Av. 19, No 152A – 48. Usaquén, Distrito Capital de Bogotá.

Taller de Arquitectura de Bogotá: la visión de Daniel Bonilla y Marcela Albornoz

El Taller de Arquitectura de Bogotá es un estudio fundado en 2010 por los arquitectos bogotanos Daniel Bonilla (1986) y Marcela Albornoz (1987). Con una década de experiencia en diseños arquitectónicos y urbanísticos, Bonilla y Albornoz modifican la propuesta original, de un edificio de planta ortogonal, por otro de planta oval en forma de hoja.

El proyecto definitivo del Eureka, con dos fachadas curvas enfrentadas, genera un patio interior que, a semejanza de la plaza central de un poblado, motiva el encuentro e intercambio espontáneo de ideas entre alumnos y docentes.

Características del Edificio Eureka del Colegio Anglo Colombiano de Bogotá

El Edificio Eureka de Colombia encara la Avenida Sirena Calle 153, un vial que separa el Colegio del barrio residencial de Usaquén. Por la ubicación, en un margen del campus, el Eureka constituye, desde el punto de vista estético, la imagen institucional.

El diseño de la fachada del Eureka posee carácter propio dentro del Colegio, con mayor dinamismo respecto a la sobriedad ortogonal de resto de edificios. Sin embargo, el Eureka no impone su presencia y se integra en la estética de ladrillo que predomina en la arquitectura del complejo. En el Eureka destacan los revestimientos de ladrillo visto en paredes y tonos terrosos en parapetos, mobiliario o pavimentación exterior.

El diseño de tres pisos del Edificio Eureka coincide con la escala la del resto de instalaciones del Colegio. Las dimensiones de los diferentes edificios buscan la integración del campus en el entorno del barrio de Usaquén, donde predominan las residencias unifamiliares de una y dos alturas

Configuración del Edificio Eureka de Colombia

El Taller de Arquitectura de Bogotá plantea el Eureka con una planta ovalada compuesta, a su vez, de dos casquetes semicirculares, simétricos y dentados, que trazan el eje longitudinal del edificio. La curvatura dentada se resuelve con ventanas asentadas sobre ángulos rectos que, junto a la alternancia de paños de ladrillo y módulos acristalados a diferentes plomos de la fachada, logran generar un marcado efecto cinético.

Al nivel de la calle, ambas secciones quedan separadas por los extremos y, gracias a ese espacio, la zona verde circundante penetra hasta el corazón del edificio. Los vanos son puntos de acceso a un patio ajardinado que sirve, como lugar de encuentro de estudiantes: cumplen idéntica función la cubierta transitable y los voladizos, en extremos opuestos, de las plantas superiores.

El patio que delimita la doble fachada cuenta con una escalinata helicoidal que llega todas las plantas del edificio. El diseño gravita hacia el patio central, que constituye el nodo hacia el que convergen de forma simbólica, todas las aulas del Eureka.

Las aulas, laboratorios y zonas comunes evitan formas ortogonales. El interiorismo busca aportar flexibilidad, siempre desde una perspectiva antropométrica. La estructura constructiva es independiente de la compartimentación interior y permite reconfigurar el uso del edificio según las necesidades educativas, o crecer en vertical en caso de añadir plantas en futuras ampliaciones. La tecnología “non-fixed pipe” que incorpora el edificio se basa en estructuras móviles, sin instalaciones fijas, para garantizar la polivalencia de los espacios.

En 1999, el arquitecto Daniel Bonilla diseña una biblioteca, en otro centro, que se convirtió en una referencia para el diseño de bibliotecas escolares. El concepto, moderno para la época, se basa en una instalación versátil y escalable según las necesidades docentes. El centro Eureka sigue ese patrón de un diseño arquitectónico al servicio de la enseñanza. Con el Edificio Eureka, las instituciones educativas colombianas ya cuentan con un nuevo referente en el que basar sus futuros diseños.

Si quieres saber más sobre la Arquitectura en Colombia, pueden acceder a las diferentes secciones de nuestro blog.