La construcción en Colombia, un país con actividad sísmica y múltiples microclimas, debe cumplir ciertas exigencias de calidad para evitar los costes, económicos y humanos, que acarrea la construcción informal. Esta guía de la construcción en Colombia ofrece material divulgativo para conocer, desde el proceso correcto de edificación de un edificio y las diferentes características de los materiales, hasta los diferentes sistemas de aislamiento termoacústico.

  1. Terreno y cimentación
  2. Estructura
  3. Instalaciones
  4. Cerramientos:
      • Cubiertas,
      • Envolvente
      • Particiones interiores
      • Aislamientos
      • Materiales
  5. Seguridad y Salud
  6. Tipo de construcciones
  7. Guía del proceso edificatorio

 

Terreno y cimentación

La cimentación consta de una serie elementos estructurales que reciben las cargas que genera una edificación y las distribuye en el terreno. El tipo de cimientos depende de las características del terreno (capacidad portante, profundidad de la capa freática, etc.). Los cimientos se dividen en dos modalidades.

Cimientos directos o superficiales. La cimentación habitual en suelos con buena resistencia. Entre ellos, destacan las placas de cimentación, zócalos o vigas de cimentación.

Cimientos indirectos o profundos. La cimentación necesaria cuando la capa rocosa del suelo queda a gran profundidad, o el terreno tiene una capacidad portante muy baja y es propenso al hundimiento o disgregación. Las cimentaciones profunda típicas son los pilotes y los caissons, o pozos de cimentación.

Los pozos de cimentación son un desarrollo del ingeniero colombiano Antonio Páez Restrepo, y los emplea en la estructura del edificio Pan American Life de Bogotá.

 

Estructura de las construcciones

La estructura de un edificio la forma un conjunto de elementos que soportan las cargas que se ejercen sobre el edificio. Los elementos estructurales son los pilares, los cimientos o las vigas. Las cargas que soporta el edificio son diversas: desde los pesos de elementos constructivos, como otro tipo de fuerzas horizontales o verticales.

Los elementos constructivos no estructurales son aquellos que sólo sustentan su propio peso, como la tabiquería, los acabados decorativos o los revestimientos aislantes.

 

Instalaciones de los edificios

Las instalaciones son los diferentes sistemas que necesita un edificio para funcionar y ofrecer condiciones de habitabilidad. La naturaleza y dimensionamiento de las instalaciones dependen del uso que tenga el edificio, nave o local.

Las Instalaciones se clasifican entre redes de suministro, como electricidad y saneamiento, y otros sistemas que, sin ser imprescindibles, aportan comodidad, como las instalaciones de domótica, en los edificios inteligentes, o el sistema de vigilancia del inmueble.

 

Cerramientos exteriores en construcción

Los cerramientos exteriores son elementos constructivos con la función de proteger el interior del edificio de los agentes atmosféricos, resistir las tensiones causadas por la nieve y el viento, y proporcionar aislamiento térmico.

Cubiertas

La cubierta, es el cerramiento superior del edificio. Las cubiertas son impermeables y deben resistir la acción del agua en cualquiera de sus tres estados. La cubierta ofrece protección a su propia estructura sustentante: la techumbre es el conjunto que integran la cubierta y su estructura. La denominación de tejado, en vez de cubierta, es inexacta, porque tejado es una clase de cubierta tradicional con tejas.

Envolvente

La envolvente de un edificio son los elementos de separación física, entre el ambiente exterior y el interior. La envolvente constituye la piel de edificio, y su función principal es mantener el confort del interior mediante sistemas de aislamiento que evitan el intercambio térmico entre los dos ambientes.

La envolvente vertical son las fachadas del edificio, y la envolvente horizontal son las cubiertas. La superficie de la envolvente es heterogénea, y presenta puntos que generan puentes térmicos sin un aislamiento eficiente, como los vanos de puertas y ventanas, las conducciones expuestas, las juntas de dilatación o las barandillas.

Particiones interiores

Se denominan particiones interiores a aquellos elementos constructivos que sirven para dividir el interior de una construcción. Existen dos clasificaciones principales de particiones, según las funciones constructivas que desempeñan:

  • Paredes maestras. Son muros con función estructural que soportan cargas del edificio y los forjados, y las transmiten a los cimientos.
  • Paredes divisorias. Elementos constructivos, como tabiques divisorios o mamparas. Sólo tienen capacidad autoportante. Sus configuraciones varían según su función: aislamiento térmico y acústico, soporte de instalaciones o división interna dentro de un ambiente interior.

Aislamiento térmico y acústico

Los sistemas aislantes se usan para que el interior de un edificio garantice la sensación de satisfacción térmica para las personas. La comodidad higrotérmica se alcanza con una humedad relativa del aire, entre 20-75, y temperaturas em un rango entre 21-25 °C. El aislamiento térmico de un edificio se basa en impedir la transferencia de calor entre ambientes: interior y exterior. La eficiencia del sistema aislante garantiza en un menor consumo energético del edificio en climatización.

Los materiales más utilizados en aislamiento de edificios y sistemas SATE son los polímeros sintéticos, como el poliestireno, poliisocianurato y poliuretano; o lanas minerales, como la fibra de vidrio y la lana de roca. La elección de los materiales depende de factores, como la dureza del clima o el modo en que se produce la transferencia de calor (si la envolvente del edificio debe proteger de un excesivo calor o frío del exterior).

Para usos residenciales e industriales también cobra importancia el concepto de confort acústico, y dotar a la envolvente de un aislamiento sonoro eficiente. Otros usos de los sistemas aislantes son, como parte de sistemas anti incendios, o en cámaras refrigeradas (el uso inicial de los paneles sándwich).

Materiales constructivos principales en Colombia

El sector de la edificación utiliza a diario materiales constructivos con diferentes cualidades, desde los clásicos ladrillos o la madera, hasta otros más innovadores, como los polímeros y los biomateriales. También pueden modernizarse los usos de materiales tradicionales, como demuestra el maestro Rogelio Salmona en la construcción en Colombia.

En un sector, donde proyectistas, constructores, instaladores de cerramientos y usuarios finales son cada vez más exigentes con la calidad, se producen constantes innovaciones en la búsqueda de los materiales constructivos perfectos. Hoy, se eligen materiales constructivos según criterios de:

  • Sostenibilidad ambiental.
  • Eficiencia energética.
  • Durabilidad y mantenimiento.
  • Innovación tecnológica.
  • Cualidades para el diseño arquitectónico.
  • En el caso de países, como Colombia, por sus propiedades antisísmicas.

 

Seguridad y salud laboral de la construcción en Colombia

La mayoría de estudios sobre accidentes en la industria de la construcción determinan que alrededor del 80% obedecen a causas, como un deficiente control de la seguridad laboral, o errores de planificación y organizativos. La siniestralidad laboral en la construcción, además de costos personales, conlleva la ralentización de las obras y la pérdida de horas laborales.

  • Cada actividad laboral implica una serie de riesgos específicos que pueden eliminarse o, al menos, reducirse. La seguridad laboral comienza en el diseño de una obra. Desde la fase de proyecto se determina la organización del lugar de construcción y de los trabajos para salvaguardar la salud de los trabajadores.

    Tipo de construcciones en Colombia

    Las construcciones pueden clasificarse mediante criterios, como el uso (religioso, militar o civil), la titularidad (privada o pública), los materiales de construcción, el tipo de estructura, etc. En la actualidad, resulta interesante una categorización de edificios, entre los residenciales y los no residenciales.

  • En la construcción de obra pública, instalaciones y edificios de uso no residencial, se incorporan lo últimos avances en diseño, técnicas de construcción y tecnología. La mayoría de estos avances llegan, pasado un tiempo, a adaptarse para la edificación residencial, como ocurrió con la domótica, el aire acondicionado o los paneles sándwich para aislamiento termoacústico, que se usaban en principio en refrigeración industrial.

     

    Guía del proceso edificatorio en Colombia

    Fase preliminar. En ella debe resolverse la burocracia previa al inicio del proyecto. Cada país y municipalidad exige determinados trámites que deben cumplimentarse. Entre otros los pasos que se dan en la fase previa, destacan la elección y compra del terreno, elaboración del proyecto y estudios previos (terreno, seguridad laboral, etc.), o la obtención de una licencia de obras y la contratación de la constructora.

    Fase de ejecución de la obra. Los trabajos de edificación siguen una serie de pasos consecutivos:

    • Preparación del terreno. Entre otros trabajos, destacan el vallado y separación de la zona de obra de la vía pública, preparación del suministro eléctrico y de agua para la obra, limpieza y nivelación del terreno y replanteo del edificio.
    • Excavación, encofrado y fraguado de los cimientos.
    • Colocación de las paredes portantes y levantamiento de la estructura piso por piso.
    • Montaje de instalaciones de servicios que necesita el edificio. Preparación de canalizaciones para luz, agua, gas, etc.
    • Incorporación de sistemas SATE y otros elementos de impermeabilización y aislamiento térmico y acústico.
    • Remates y finalización de la obra. Incorporación de elementos que desempeñan doble función: decorativa y funcional, como los herrajes, la cristalería o la carpintería.

    Fase de legalización y vida útil del edificio. Trámites burocráticos necesarios, desde el fin de obra. Entre ellos destacan la solicitud de alta de servicios, como el agua o la electricidad, la escritura y registro del edificio y la entrega a los usuarios del manual de uso y mantenimiento de la edificación.