La construcción en México, un país con gran actividad sísmica, necesita cumplir rigurosas exigencias de calidad. La proliferación de la construcción informal, con técnicas y materiales inadecuados, y nula supervisión, acarrea un coste económico y humano. La guía de construcción en México aporta al usuario información de utilidad para entender conceptos básicos de la edificación, desde cómo se ejecutan de las obras de una vivienda de forma correcta, hasta las diferentes instalaciones que incorpora un edificio.

  1. Terreno y cimentación
  2. Estructura
  3. Instalaciones
  4. Cerramientos:
      • Cubiertas,
      • Envolvente
      • Particiones interiores
      • Aislamientos
      • Materiales
  5. Seguridad y Salud
  6. Tipo de construcciones
  7. Guía del proceso edificatorio

 

Terreno y cimentación

Los cimientos son elementos soterrados que reciben las cargas de la estructura de soporte de una construcción. El tipo de terreno determina la modalidad de cimientos que necesita un edificio para una transmisión eficiente de las cargas en el suelo. Existen dos familias principales de cimientos:

Cimentación superficial o directa. El cimiento para suelos con buena capacidad portante. Los más habituales son las losas de cimentación, vigas de cimentación y zócalos.

Cimentación profunda o indirecta. El cimiento que necesitan suelos con baja capacidad portante y susceptibles de hundimiento, o en terrenos donde el estrato resistente se encuentra a gran profundidad. La construcción en México, por ejemplo, afronta suelos lacustres y suele necesitar cimentación profunda.

Ejemplos de cimiento profundo son la cimentación mediante pilotes, o los cajones de cimentación de concreto (caissons). La elección, entre pilotes o caissons, depende de la anchura que requiere el soporte: pilote, si se necesita poco diámetro, y caisson cuando debe ser de gran tamaño.

 

Estructura de las construcciones

La estructura portante de un edificio es el conjunto de elementos estructurales, como vigas, pilares o cimentaciones, que soportan las cargas que actúan sobre el edificio. Estas cargas son de naturaleza variada: cargas verticales, horizontales o el peso de elementos constructivos.

Se entienden como elementos no estructurales aquellos que no sirven para realizar estas tareas y sólo son portantes de su propio peso, como la tabiquería o materiales de revestimiento y acabado.

 

Instalaciones de los edificios

Las instalaciones son un conjunto de sistemas que necesita una vivienda, local, edificio o instalación industrial para funcionar o resultar confortable. El uso del edificio determina el tipo de instalaciones que deben montarse.

Las instalaciones imprescindibles son las de saneamiento y suministros básicos, como agua y electricidad. También existen otra clase de instalaciones que, aunque no son imprescindibles influyen en la comodidad o seguridad del inmueble, como la domótica o el sistema de alarma.

 

Cerramientos exteriores en construcción

Los cerramientos exteriores tienen la función de preservar el ambiente interno del edificio de la acción de agentes atmosféricos, evitar el ingreso de animales, ofrecer aislamiento termoacústico y garantizar la privacidad.

Cubiertas

Las cubiertas son los cerramientos exteriores de la zona superior del edificio. La cubierta debe ser capaz de resistir la acción de los elementos y el peso de nieve acumulada. Para ello cuenta con un sistema estructural propio, que también debe proteger. El conjunto de ambos, cubierta y elementos portantes, se llama: techumbre. El nombre de tejado, en realidad, sólo define a las cubiertas de teja o, por extensión, a las cubiertas inclinadas.

Envolvente

La envolvente, en construcción, la constituyen los elementos que separan de forma física los ambientes interior y exterior de un edificio. Gracias al aislamiento termoacústico que proporciona la envolvente, se mantiene la habitabilidad de un edificio con independencia de las condiciones externas.

La envolvente de un edificio se divide en horizontal, que forma la cubierta y vertical, compuesta por los paramentos verticales. La superficie de la envolvente no es homogénea y presenta puntos donde se puede generar un intercambio de calor, o puente térmico, entre los ambientes interior y exterior, como marcos de puertas y ventanas, conducciones o juntas de dilatación.

Particiones interiores

Las particiones interiores son elementos constructivos que sectorizan el interior de un edificio. Según las funciones que desempeñan, pueden clasificarse en dos tipos principales:

  • Paredes de carga. Aquellas que soportan cargas y sustentan el edificio. Desempeñan una función estructural, como los pilares y trasmiten los esfuerzos a la cimentación.
  • Paredes divisorias, como mamparas o tabiques, sin otra capacidad portante que la propia. Desempeñan funciones variadas como la compartimentación interna de una casa, el aislamiento termo acústico, o el soporte para las diferentes instalaciones.

Aislamiento térmico y acústico

El aislamiento térmico consiste en usar elementos que cortan el puente térmico entre dos ambientes, e impiden la trasferencia de calor entre ambos. La eficiencia del aislante permite ahorrar energía para climatizar los edificios. Los materiales que predominan en los sistemas SATE actuales son las lanas minerales (lana de roca y fibra de vidrio), y los polímeros sintéticos (poliisocianurato, poliuretano y poliestireno).

Los aislamientos se emplean en construcción para garantizar el confort térmico interior. Se considera que existe confort térmico, o comodidad higrotérmica en un ambiente interior con temperaturas, entre 21 °C y 25 °C, y una humedad relativa del aire, entre 20% y 75%.

Los sistemas aislantes, en edificación residencial e industrial, también pueden configurarse para aportar aislamiento acústico, en cámaras refrigeradas, o como sistemas anti incendios. El uso original de los paneles sándwich, hoy presentes en todos los sistemas, fue como cerramiento de cámaras refrigeradas.

Los materiales y sistemas aislantes dependen de una serie de parámetros, como la ubicación del edificio y el rigor del clima, además de cómo se produce la transferencia de calor, es decir, si el aislamiento de la envolvente protege de un exterior muy frío o muy cálido.

Materiales constructivos principales en México

En la industria de la construcción se utilizan a diario materiales diversos, algunos nos acompañan desde el nacimiento de la sociedad, como la piedra, la madera y el ladrillo, y otros son más innovadores, como los biomateriales y los polímeros.

El sector de la construcción actual destaca por una exigencia de calidad por parte de toda la cadena constructiva: desde proyectistas y constructores, hasta los usuarios finales. Los estándares de calidad incluyen los materiales constructivos, que se eligen según múltiples criterios, como:

  • Respeto medioambiental.
  • Eficiencia energética.
  • Durabilidad y facilidad de mantenimiento.
  • Cualidades estéticas para el diseño arquitectónico.
  • Propiedades antisísmicas en el caso de países, como México.

 

Seguridad y salud laboral de la construcción en México

Los accidentes laborales, además de los costos humanos, implican la pérdida de horas de trabajo y la ralentización de los trabajos. Los factores que determinan el nivel de seguridad laboral es la detección de posibles riesgos y la instauración de medidas preventivas.

Estudios sobre los siniestros en el sector de la construcción achacan hasta un 80% de los accidentes laborales a fallos de organización y planificación del trabajo, e ineficientes controles de las medidas de seguridad. La seguridad laboral se plantea, desde la fase de planificación de la obra, donde se tienen en cuenta las técnicas necesarias para la ejecución de los trabajos de forma segura.

 

Tipo de construcciones en México

Los edificios pueden clasificarse con múltiples criterios, como el tipo de estructura, los materiales constructivos, la titularidad pública o privada, o el uso (civil, militar o religioso). Desde el punto de vista de la usabilidad, los edificios también pueden dividirse en dos grandes familias: los edificios residenciales y los edificios con uso no residencial.

Esta clasificación resulta interesante, porque en la actualidad los edificios e instalaciones de uso no residencial acaparan las novedades en cuanto a evolución de técnicas constructivas o diseños de vanguardia. Con el paso del tiempo, las evoluciones se adaptan a la edificación residencial, como cuando se incorpora el panel sándwich, usado en cerramientos industriales, para aislamiento termoacústico de viviendas.

Guía del proceso edificatorio en México

Fase previa. Cada Estado o municipio tiene su propia legislación de edificación civil y de obra pública, y todo proyecto de construcción debe cumplir una serie de trámites burocráticos. Entre esos trámites, destacan la búsqueda y adquisición del predio, elaborar estudios técnicos y presupuestos, la contratación de la constructora, investigación del terreno y del subsuelo, o elaborar el plan de seguridad laboral.

Fase de obra. Ejecución de los trabajos de edificación. El proceso se divide en los siguientes pasos:

  1. Preparación del terreno. Consiste en su acotación para separarlo de la vía pública, limpieza y nivelación, replanteo de la obra, entre otros trabajos.
  2. Cimentación. Soterramiento y encofrado de los cimientos
  3. Levantamiento de la estructura.
  4. Montajes de las instalaciones de gas, agua y otros suministros que necesita el edificio para funcionar.
  5. Incorporación de elementos de aislamiento termoacústico e impermeabilización.
  6. Acabados y finalización de la obra. Aquí se incorporan elementos funcionales y a la vez decorativos, como carpintería, cerrajería y cristalería.

Fase de legalización. Trámites que se realizan después de finalizar la obra, como las solicitudes de alta de servicios públicos (agua, recogida de basura, luz, correos, etc.), escrituración del edificio en los organismos pertinentes, o la elaboración y entrega a los propietarios del manual de uso y mantenimiento del edificio.

Seguiremos hablando en sucesivos posts sobre la construcción en México, materiales de construcción, tipos y tendencias en el sector de la construcción civil o comercial, para uso industrial y construcción residencial.

Si necesita asesoramiento sobre materiales y soluciones de construcción eficientes y de excelentes calidades, contacten con nuestro departamento de atención a empresas